En este momento estás viendo ¿TU AUTO SE DAÑÓ EN EL CAMINO?

¿TU AUTO SE DAÑÓ EN EL CAMINO?

Manejar es una GRAN RESPONSABILIDAD por tal motivo te presentamos la opción de ¿QUÉ HACER SI TU AUTO SE DAÑA EN EL CAMINO?

Los imprevistos están siempre a la orden de día, mucho más si tienes un automóvil en tu posesión. Sin importar lo buen conductor que puedas ser, o los muchos cuidados que tengas hacia tu vehículo, es probable que en algún momento estés frente a una situación de riesgo.

Tener tu auto dañado en la ruta sucederá tarde o temprano, y es mejor que estés preparado para afrontar las circunstancias que te lleven a eso.  Estos son los 10 tips para saber qué hacer si tu auto se daña en la ruta:

1) Falla de frenos

Escenario: En una bajada empinada, el vehículo gana velocidad. Debes apretar el pedal para el frenado, pero surte poco efecto.

Solución: Accionar el pedal intermitentemente, apoyándote en el freno de mano. Si es posible, cambia la velocidad a una menor.

2) Neumático reventado

Escenario: Escuchas un estallido mientras conduces a alta velocidad por una línea recta. El auto no se siente el mismo, algo ocurre con la tracción.

Solución: Sujeta el volante con las dos manos para mantener la dirección lo más posible. Continúa pisando el acelerador, pero levanta el pie lentamente, sin brusquedad. A medida que el auto pierda impulso, aprieta el pedal de frenado.

3) El auto patina

Escenario: Conduces a alta velocidad en línea recta. Ves un bache, y maniobras para evitarlo, pero el auto empieza a patinar.

Solución: No empieces a frenar, ni dejes de acelerar. Lleva el volante hacia la misma dirección de las ruedas traseras cuando se deslizan. Apenas el coche empiece a enderezarse, gire el volante en dirección opuesta.

4) Curso de colisión con otro auto

Escenario: Mientras conduces en un canal de doble circulación, otro automóvil se dirige directamente al tuyo. No se conocen las condiciones del conductor.

Solución: Activa el claxon y las luces de auto. Si el conductor no responde, dirígete a tu derecha, incluso si eso significa salir de la calzada.

5) El auto se incendia

Escenario: Conduces plácidamente por la autopista cuando, de repente, notas un olor muy característico y peligroso. Tu carro se está incendiando.

Solución: Apaga el vehículo y evacúalo inmediatamente, junto con todos los ocupantes. Ponte a un lado de la carretera e inspecciona el capó. Sofoca el incendio con lo que tengas a mano.

6) Un perro se cruza en tu camino

Recomendamos que el conductor esté siempre atento a lo que la vía tiene por delante. Si estás en una zona donde la presencia de animales es algo esperado, no manejes a muy alta velocidad, y toca la bocina en determinados intervalos.

7) El parabrisas se rompe

Escenario: El parabrisas del vehículo se vuelve quebradizo por el impacto de un pequeño objeto desconocido, y pierdes visibilidad.

Solución: Con las precauciones del caso, conduce hasta el lugar más cercano para reemplazarlo. Si está roto por completo, al punto que te impide la visión, debes llamar a una grúa.

8) La batería muere

Escenario: En pleno recorrido, tu auto simplemente ya no responde. Lo detienes, y caes en cuenta de que la batería ya dio todo lo que podía dar.

Solución: Si eres un conductor prevenido, tendrás una batería de repuesto almacenada para estas situaciones. O en todo caso, unos cables conductores de electricidad para alimentar a tu vehículo a través de otro auto.

9) Si el auto se detiene en la noche

Escenario: Recorres una carretera en mitad de la noche, pero debes detener el auto por un motivo u otro.

Solución: En la medida de lo posible, lleva siempre un triángulo reflectante plegable para avisar a los otros conductores. Has lo que esté a tu alcance para sacar el auto dañado en la ruta.

10) Tomar una curva con exceso de velocidad

Pisa el freno varias veces, pero acelera ligeramente a medida que tomas la curva con mucho cuidado y manteniendo el control a medida que disminuye la velocidad.

Deja una respuesta